lunes, 28 de enero de 2013

Historia cotidiana: Buscando la Paz

 


El miércoles pasado de camino a aerobic se me olvidó la botella de agua en mi casa. Entonces fui al "más y más" a comprar una botella de agua.

La botella estaba muy alta y no llegaba. Estuve intentando cogerla pero ni con saltos, ni subiéndome a ningún sitio lo conseguía.

Por el pasillo apareció un rumano que venía de la aceituna. Y como veía que no llegaba me dijo

-¿Qué te pasa por qué pegas tantos saltos?

-¡Pues que no llego a la botella de agua!

Y el hombre amablemente me cogió la botella de agua y me la dio y yo le dije gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario