martes, 19 de marzo de 2013

RELATO DE LA PRIMAVERA (inventado por mí):





Dentro de una aldea diminuta llamada ''La dulce flor'', había una aldea aún mas diminuta llamada ''Flora''. Allí en Flora era donde se trabajaba muy duro para que la primavera quede ¡preciosa, con unas flores bellas llenas de colores radiantes...! 

Pero a un ogro llamado Pitu no le gustaba la primavera nada de nada. Él todo lo bonito como los almendros, las rosas... no le gustaba y ¡¡lo peor era que lo destruía!!

L@s pequeñ@s duendecill@s de Flora, se sentían ofendidos porque estaban trabajando muy duro para que la primavera brillase más que nunca y Pitu nada más que hacía era pasar por aquella flor preciosa o ese almendro para destruirlo... 

Noche tras noche, día tras día se iba acercando la primavera, y los duendecill@s de la aldea ¡¡¡ya tenían un plan!!!! Cuando Pitu durmiese plácidamente todos los habitantes de la aldea se iban dividiendo en grupos de ocho miembros y cada grupo tenía una labor. 

Por ejemplo, el primer grupo tendría que silenciosamente con el segundo hacer una pequeña escalera uno encima de otro para así colarse en la casa de Pitu, el tercero tendría que pasar una cuerda... Y así con trabajo en equipo todo se solucionaría.

Bueno una vez hecha la tarea a los tres últimos grupos le tocaba lo más difícil... ¡¡Atar a Pitu por todo el cuerpo sin que se levante para que durante el día no se pudiese levantar y dejaran a l@s duendecill@s hacer su trabajo para que la primavera quede espectacular. Se iban encargando entre veinticuatro personitas pero con un gran valor de atarlo.


¡Ya lo consiguieron, y poco a poco de forma que entraron se iban saliendo! A la mañana siguiente, Pitu se despertó con todo atado él se preguntó:

-¿Cómo? ¿Qué hago aquí atado? ¡¡tengo que destrozar todo lo que hagan los duendes!!

Los duendes mientras tanto aprovechando la ausencia de Pitu, se pusieron a trabajar rápido pero bien.

-¡Espero que Pitu no se despierte, porqué si no...!-dijo la duende preocupada.

-¡Tranquila, nuestros compañeros lo ataron bien, para que no pueda desatarse y liarla!

Pitu, con toda su fuerza ¡¡se desató!!

-Agg, por fin, ya he podido desatarme-dijo aliviado.

-¡¡Oh no!! he escuchado un rugido creo que ha sido Pitu-Gritó Chisi la más pequeñita de todos l@s duendes.

-¡¡¡¡Corred!!!! chicos sacad todas vuestras armas y tenemos que atacar contra Pitu-dijo la jefa y el jefe (el matrimonio de toda la aldea).

Ya venía Pitu con sus enormes garras dispuesto a acabar con todo ese trabajo que habían hecho durante parte de la mañana y parte del día.

¡LANZAD!-gritó el jefe 
¡Ahh, que daño me duele mucho el brazo me ha venido todo ahí!-dijo doloroso Pitu.

¡PARAD!, parece que le hemos hecho daño!-ordenó el jefe.

Preocupados, porque aunque fuese su enemigo ell@s tenían buen corazón y se preocuparon por su estado. Corriendo fueron a verlo.

-¿Estás bien?-dijo Chisi.

-Sí, pero una pregunta... ¿Vosotr@s no queríais acabar conmigo?-preguntó.

-No, nosotr@s lo que queremos es terminar nuestro trabajo de realizar la primavera, porque estamos a día dieciocho y la primavera es el veintiuno y solo tenemos lo poco que hemos hecho esta mañana...-dijo desilusionado el jefe.

Pero... ¿vosotros sois los que construis esas flores, esos almendros a los que yo odio?-dudó Pitu.

Sí, pero solo queremos terminarlo por favor no lo destroces...

Vale, ya no lo haré más porque pensando... ¡tenéis razón, todo esto cuesta trabajo, esfuerzo y sudor, es más si queréis os puedo ayudar! ¿Os gustaría?-preguntó y a la vez dijo contento.

¡¡Claro que sí, cuántos más seamos mejor!!- dijeron todos los habitantes...

¡Y ASÍ CON ESFUERZO Y APORTANDO TODOS LLEGÓ EL DÍA 21 DE MARZO Y TODO ESTABA LISTO Y PRECIOSO!

¡¡FIN!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario